La 41ª edición del Dakar es para un Toby Price que ha luchado de principio a fin.

Tres años después de convertirse en el primer ganador australiano del Dakar, Toby Price se impone de nuevo, pese a tener que aguantar un dolor cada vez mayor debido a una lesión del escafoides.

Fotos: Dakar / Aso / Dppi / Atworld

- Publicidad -

La historia no podía acabar mejor para el gigante de la determinación y del coraje que representa Toby Price. Empezaba su quinto Dakar con dolores en la muñeca, debido a una fractura del escafoides tan solo unas semanas antes de la salida. Sin embargo, el australiano ha aguantado el dolor y ha jugado la carta de la regularidad, frente al ímpetu de sus rivales que sumaban victorias de etapa. Día tras día, ignoraba la tortura, para permanecer cerca de los mejores. De esta forma, el ganador de 2016 lograba hacerse con los mandos del rally la víspera de la meta final, ofreciendo un gran recital y adjudicándose la victoria de la última etapa en Lima. Suma así un segundo título del Dakar, el 18º para su equipo KTM. Además, el triunfo de la marca austriaca es aún mayor, puesto que acapara el podio de Perú con sus tres pilotos oficiales. Matthias Walkner, vigente campeón, se posiciona segundo, mientras que Sam Sunderland, ganador en 2017, completa un podio que se queda, una vez más, sin ningún representante de Honda. Joan Barreda ofrecía buenas esperanzas a HRC con un inicio extraordinario del rally, antes de perderse, mientras que Ricky Brabec demostraba una impresionante facilidad durante 8 etapas… hasta que se rompió el motor de su Honda. Un cruel varapalo para el piloto estadounidense, un año después de caer sobre él la misma maldición, a la altura de la de Adrien Van Beveren, al que también le ha jugado una mala pasada la mecánica de su Yamaha, muy cerca del objetivo. Por último, Pablo Quintanilla estuvo plantando cara durante mucho tiempo al clan KTM, antes de sufrir una caída en los últimos kilómetros en un Dakar intransigente…

El ganador de la última edición, Matthias Walkner termina este año detrás de su compañero de equipo. El piloto austriaco vuelve al segundo puesto del podio, que ya conoció en 2017

Con 32 años y después de siete participaciones en el Dakar, Pablo Quintanilla pensaba que hoy podría ser su día. Segundo en la general esta mañana a tan solo 1 minuto de un Toby Price lesionado, el piloto chileno había decidido atacar al máximo para intentar cumplir el sueño de su vida, ganar el Dakar… Sin embargo, en la última especial llena de arena, el piloto oficial de Husqvarna sufre una caída pocos kilómetros después de la salida. Reanuda la carrera para terminar la especial, pese a una fractura en el tobillo, con el fin de conservar su puesto en el podio. Al final, “Quintafondo” tiene que ceder el tercer puesto a Sam Sunderland, al que los comisarios devuelven la hora perdida debido su problema de Iritrack durante la etapa 8, lo que deja al piloto chileno en el puesto más frustrante de todos…

Toby Price:  “Este Dakar ha sido de locos. Es una locura pensar que hemos ganado el Dakar, sin ninguna victoria de etapa hasta hoy. Estoy que no me lo creo. Han sido 10 días muy largos. El dolor y la tortura de la muñeca han merecido la pena. Pensaba que solo podría hacer dos etapas y luego tendría que dejar el rally. Pero he recibido mucho apoyo de Australia y no me he rendido. La muñeca me duele como si cinco personas me clavaran un cuchillo simultáneamente. No es nada agradable, pero al final, con la victoria, seguro que se me va el dolor. La alegría es más fuerte que el dolor.
 
No soy el amo. Hay muchos pilotos capaces de ganar el Dakar. Ha sido una carrera muy reñida, con diferencias de tiempo muy pequeñas. Pablo (Quintanilla) podría haber ganado o Matthias (Walkner) o Kevin Benavides, que ha realizado un excelente trabajo. No se si soy un guerrero, pero la verdad es que no me rindo nunca, nada más. Es increíble estar aquí rodeado por la familia del Dakar y el equipo KTM, da mucha energía”.

Matthias Walkner : “Lo siento mucho por Pablo, merecía terminar en el podio, porque ha realizado una excelente carrera. Esta última especial era bastante peligrosa, con poca visibilidad en la arena. Yo también he estado a punto de cometer un error. Al final, estoy contento de terminar el Dakar en segunda posición. Antes de la salida, me decía que la victoria acabaría en manos de otra marca. Pues no, KTM vuelve a ganar este año. Contamos con un gran espíritu de equipo y un alto grado de profesionalidad”.

Victoria de Toby Price, hegemonía KTM
Vota este post!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here